20 Errores Garrafales de Jovenes Emprendedores ➨ Que Te Pueden Llevar a la Ruina!

¡Valora este artículo!

1. Querer hacerlo todo solo

Cuando empezamos nuestros primeros proyectos creemos que somos capaces de todo, y en realidad lo somos, pero lo que no tenemos de sobra es el tiempo y la energía, por ello el hecho de querer hacerlo todo de forma solitaria es algo que nos va a conducir a estar cansados y frustrados.

Lo recomendable es priorizar lo más importante y dejar que lo menos importante lo hagan otras personas, y si no se cuentan con los recursos necesarios para contratar más personas es vital priorizar, como ya lo mencionamos. Así como este consejo que acabamos de darte, es importante que conozcas todos los trucos de la superación y el crecimiento personal, para mejorar tu productividad y efectividad.

2. No tener la paciencia que se necesita

El mundo de los negocios, aunque parezca que todo avanza muy rápido y surgen competidores cada vez más fuertes, es un mundo en el que la paciencia es vital para poder continuar con cualquier proyecto, debemos tener la calma y la relajación necesaria para tomar las mejores decisiones para nuestros negocios.

De otro modo solo tomaremos decisiones basadas en percepciones erróneas que nos llevarán hacia costosos errores, algo que no queremos debido a que nuestro capital es realmente limitado.

3. Tener como socios a tus amigos

Algo que se ha demostrado, en mi opinión, en numerosas ocasiones, es que el tener como socio a nuestras amistades es un error garrafal, porque siempre habrán diferencias (pequeñas o grandes) que causarán conflictos y posiblemente esa relación de amistad termine bastante dañada luego de un tiempo relativamente corto.

Lo recomendable es tener los negocios y las amistades en ámbitos separados. Si quieres ser un buen emprendedor debes hacer caso a este consejo.

4. No admitir opiniones pertinentes

Como emprendedores muchas veces sentimos que vamos en contra del mundo que nos rodea, que somos diferentes y únicos, y eso muchas veces es verdad, pero no por ello podemos cerrarnos a escuchar las opiniones de las demás. Con esto no quiero decir que te desanimes cada vez que alguien da una visión pesimista de tu proyecto, sino que escuches a las personas que se encuentran capacitadas en un asunto y te dan un consejo concienzudo e inteligente.

Siempre debemos tratar de aprender de las personas que nos rodean, pero recuerda que si quieres escuchar un consejo deberás escucharlo de la persona capacitada para darlo.

5. Carecer de objetivos definidos

Algo que se ha visto mucho en nuestra cultura latinoamericana es el hecho de carecer de objetivos específicos cuando empezamos una actividad económica, de hecho a muchos de nosotros nos ha ido “bien” sin la necesidad de plantearnos estos objetivos. Pero lo recomendable, lo ideal y lo más provechoso es tener estos objetivos claramente definidos, es decir que puedas verlos en tu mente de forma nítida y clara para poder así pensar en alcanzarlos lo más pronto posible.

6. Ser demasiado apasionado y poco lógico

Otro factor que se encuentra por naturaleza en el emprendedor es la pasión, esa gran pasión que siente por lo que hace y que a pesar de que es un factor positivo en general muchas veces le juega en contra debido a que no puede controlarla y toma decisiones un poco salidas de contexto.

Por ello lo que le aconsejamos es tomar decisiones con un poco de frialdad, dejar que las cosas se enfríen un poco y luego ver cuál es el mejor camino para el proyecto que estamos llevando.

7. Tener muy poco entusiasmo

Cuando un emprendedor iniciar un negocio comete muchos errores, debido a su inexperiencia y sobre todo a su falta de tino, propio de alguien que recién empieza en este mundo. Esto en seguida ocasiona y crea frustración en este emprendedor, lo que reduce su nivel de entusiasmo y desde ese momento empieza a plantearse la idea de abandonar sus objetivos.

Por esta razón lo mejor que se puede hacer es analizar los errores que se han cometido, así como también los aciertos, y hacer más de las cosas correctas y evitar las cosas incorrectas, una fórmula sencilla.

8. Descuidar a la competencia

A veces creemos que nuestro producto o servicio es tan genial que no tiene competencia, cuando en realidad no es así, o bien puede ser que sea tan único e irrepetible pero de todos modos siempre habrá competencia. Esto lo debemos tener en claro, dejar de lado a la competencia puede ser un error fatal que realmente nos va a costar.

9. No crear un equipo sólido de trabajo

Algo que nunca se nos ha enseñado en la escuela es el de evitar formar equipos de trabajo a la hora de pasar las duras pruebas académicas, de hecho copiar o cooperar en esos exámenes es considerado una falta grave que podría acarrear una sanción dura al alumno que se atreva a hacerlo.

Pero en la vida y en los negocios las cosas son totalmente distintas, si nos juntamos con los mejores para rendir los exámenes que nos pone la vida vamos a tener mejores resultados, de hecho no hay ningún castigo de por medio sino puras recompensas, hagamos eso más seguido y formemos equipos de trabajo sólidos y bien capacitados.

10. Gastar todas las ganancias

En Japón cuando inician una empresa y esta empieza a generar ingresos, los dueños no se gastan todas las ganancias, de hecho hacen algo bastante diferente: durante 20 años vuelven a invertir todas las ganancias que obtienen, para poder de esa forma hacer crecer esa empresa hasta que “ella” pueda sostenerse sola.

11. No aprender de los errores

Como mencionamos en uno de los puntos anteriores, cada semana debemos hacer un análisis tanto a nosotros mismos como a nuestro equipo de trabajo y a nuestra empresa en general, para ver qué errores se han cometido y de qué forma se pueden hacer mejor las cosas.

Solo esta pequeña actividad le puede generar más ingresos en un año que durante 100 años trabajando sin que la tome en cuenta. Es decir: hágalo, aunque parezca simple funciona y funciona demasiado bien.

12. No cuidar al talento humano
13. Familia, amigos y negocios: mala idea
14. Ignorar la tecnología para hacer más con menos
15. Obviar el plan financiero
16. Emprender porque no nos queda de otra
17. No reinvertir las ganancias
18. Tener un mercado demasiado pequeño
19. Olvidar crear la marca
20. No buscar inversionistas ni entenderlos

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *