Claves en el Planeamiento Estratégico

¡Valora este artículo!

En una organización, el planeamiento es un proceso que una vez establecidos los objetivos a lograr, determina a priori:

¿Qué debe hacerse?
¿Cuándo debe hacerse?
¿Quién ha de hacerlo?
¿De qué manera o como?

7 Elementos del planeamiento estratégico:

a) Políticas: son afirmaciones generales o declaraciones que guían o canalizan el pensamiento en la adopción de decisiones por parte de los subordinados en los diversos departamentos de la empresa.
Sirven de marco de referencia para la toma de decisiones a los niveles inferiores. Conviene que las políticas se formulen por escrito, en forma clara y comprensible para los niveles a la que han de servir como marco de referencia, y simultáneamente que sean conocidas y comprendidas por el personal que las debe poner en práctica.

b) Metas: son niveles de acción que se intentan lograr para alcanzar los objetivos. Se trata de una cuantificación de los objetivos operativos que permiten conocer si se han o no obtenido. Establecidos los objetivos, determinadas las políticas y fijadas las metas en cada nivel de la organización, se amplía el grado de discrecionalidad en la toma de decisiones de esos niveles, por cuanto esos tres elementos (objetivos, políticas y metas) son los parámetros dentro de los cuales se actuara.

c) Pronósticos: es una proyección de la situación futura de la empresa. Los pronósticos están constituidos por las distintas metas dadas a cada sector de la organización, debidamente coordinadas y programadas entre sí. Ver pronóstico de ventas.

d) Programas: tienen por objeto detallar las operaciones a realizar una vez determinadas las metas y pronósticos, teniendo en cuenta los siguientes aspectos:

Que acción debe llevarse a cabo para alcanzar la meta propuesta.
Quienes son los distintos responsables y cuál es su jerarquía.
Donde se han de realizar las acciones programadas.
Cuáles son los periodos en que se cumplirán las diversas tareas.
Como se encarara cada una de las tareas a realizar.
Teniendo en cuenta que se trata de descubrir las acciones a realizar, los programas pueden abarcar todos los niveles de la organización.

e) Procedimientos y normas: entiende al detalle de cómo complementar las tareas planificadas, debemos elaborar las instrucciones sobre la manera de operar de cada uno de los integrantes de la organización.

Para ello la unidad básica de análisis es la tarea o grupo de tareas homogéneas, es decir, el trabajo continuo que elabora la participación de cada sector independientemente del encasillamiento jerárquico en unidades de organización sectoriales. Los procedimientos se materializan las instrucciones emitidas a través de manuales de normas y de diagramas de proceso, cursogramas o circuitos. Por otro lado los procedimientos indicaran la documentación a utilizar (incluso números de ejemplares y su diseño), a fin de obtener la adecuada racionalización de los registros y evitar la proliferación de papeles.

Las normas o métodos tienen por objeto indicar las mejores condiciones o formas de llevar a cabo cada operación. Ello facilita la eficiencia, uniformidad y calidad del trabajo realizado.
f) Reglas: se refieren a la adopción de acciones específicas y definidas con respecto a situaciones determinadas. No están en una secuencia de tareas de rutina como los procedimientos o las normas que integran los procedimientos, sino que son guías de acción para situaciones fuera de la secuencia operativa.
Las reglas son pautas del comportamiento que ilumina la discrecionalidad en quien debe ejecutar la acción involucrada en ellas.

g) Estrategias: son planes elaborados de aplicación alternativa a los programas vigentes. Ante las acciones de la organización para llevar adelante sus programas, se producirá la relación de lo que se conoce como variables no controlables o de los estados de la naturaleza: competencia, consumidores, ambiente político/social/económico/etc.

Si bien el planeamiento estrategico es una parte fundamental para saber donde se encuentra parada la empresa, a donde quiere ir y los métodos para lograrlo, la implementación y control es igual o más importante. A este tema, le dedicaremos un artículo exclusivo, ya que como sabemos, tanto la organización como el ambiente externo son dinámicos, y por ese motivo se debe ser cuidadoso a la hora de llevar a cabo estas tareas.

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *